Cambio en las condiciones de trabajo

La legislación argentina limita la facultad del empleador de realizar cambios en las condiciones de trabajo, todo ello a los fines de evitar situaciones injustas que perjudiquen material o moralmente al trabajador. De acuerdo a esto, y por principio general, el empleador no puede realizar cambios que alteren modalidades esenciales del contrato de trabajo.

Entonces, ante un cambio en las condiciones de trabajo como ser lugar, salario, jornada, horario, categoría, etc., el trabajador tiene derecho a intimar a su empleador a que se mantengan las condiciones originalmente pactadas o habituales. En caso de rechazo del empleador el trabajador tiene dos opciones: 1. considerarse injuriado y despedido por culpa del empleador y con derecho a reclamar las indemnizaciones por despido 2. Solicitar judicialmente que se reestablezcan las condiciones habituales previas al cambio unilateral realizado por el empleador.

Fuente: Ley N° 20.744