Norberto Centeno: Un héroe de la clase trabajadora

Norberto Centeno: Un héroe de la clase trabajadora

Fue un destacado abogado laboralista que dedicó su vida a defensa de los derechos de los trabajadores. Autor del anteproyecto que luego se transformó en la Ley de Contrato de Trabajo, fue secuestrado por un grupo de tareas en la ciudad de Mar del Plata, el 6 de julio de 1977 en lo que se conoció como “La Noche de las Corbatas”. Su nombre integra la lista de los 30.000 desaparecidos, víctimas del terrorismo de estado en nuestro país.

Por Diego Martín Andisco, abogado (UBA), periodista. Especialista en derecho del trabajo.

Norberto Oscar Centeno nació en la ciudad de Santo Tomé, provincia de Corrientes, el 17 de febrero de 1929, el mismo año en que en la Unión Soviética se instauró la jornada de trabajo de siete horas y en el que se produjo el crack en la bolsa de Wall Street que trajo aparejada una profunda crisis económica en el mundo occidental.

En su juventud, durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón, Centeno se desempeñó como Inspector de Salubridad e Higiene en la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación, lo que lo llevó a comprobar las infrahumanas condiciones de trabajo a las que eran sometidos las personas que prestaban servicios en el sector rural del litoral y marcó a fuego su compromiso de luchar por los derechos de los trabajadores.

Su militancia peronista y la defensa de la clase obrera lo llevaron en más de una ocasión a la cárcel durante las agitadas décadas de los 50, 60 y 70, caracterizadas por frágiles gobiernos constitucionales que eran interrumpidos por dictaduras militares. La primera vez fue tras el golpe de estado que derrocó al gobierno constitucional de Perón el 16 de septiembre de 1955. Incluso, recibió en prisión su título de abogado expedido por la Universidad Nacional de La Plata el 28 de noviembre de 1956.

Ya en libertad, en el año 1957 abrió su estudio jurídico y dos años después, volvió a la cárcel durante la presidencia de Arturo Frondizi, que llegó al poder mediante elecciones con el peronismo proscripto. Fue por sus fuertes cuestionamientos al plan CONINTES – sigla de Conmoción Interna del Estado –, que fue un régimen represivo puesto en marcha por Frondizi, que permitía al Poder Ejecutivo suspender todas las garantías constitucionales mediante decretos de carácter secreto y que tuvo como objeto principal la represión de las protestas de la clase trabajadora.

A lo largo de su vida tuvo una actuación destacada en el ámbito académico, ya que realizó diversas publicaciones y fue parte de proyectos de las más importantes leyes laborales que se sancionaron en su época. En este sentido, un hito en su carrera lo constituyó la elaboración del anteproyecto de lo que luego sería la ley 20.744 de Contrato de Trabajo, finalmente sancionada por el Congreso de la Nación el 5 de septiembre de 1974. También tuvo una destacada participación en las comisiones que tuvieron a cargo la redacción de la ley de asociaciones profesionales en 1973 y la reforma del procedimiento laboral en la provincia de Buenos Aires en el año 1974.

Entre sus principales publicaciones se destacan “Introducción a la Ley de Contrato de Trabajo”, “El Procedimiento Laboral en la Provincia de Buenos Aires” – en coautoría con los Dres. Juan Carlos Fernández Madrid y Justo López -, y la “Ley de Contrato de Trabajo Comentada”.

Fue además profesor titular de la materia “Derecho del Trabajo y la Seguridad Social” en la Facultad de Ciencia Económicas de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y de “Derecho y la Seguridad Social” en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de la misma ciudad.

También se desempeñó como asesor letrado de la Confederación General del trabajo (CGT) y de diferentes sindicatos como la Federación Sindicato Unido Petroleros del Estado (SUPE), de la Unión de Trabajadores Gastronómicos (UTHGRA), de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), de la Unión Argentina de Artistas de Variedades (UADAV), del Sindicato Único de Trabajadores de Edificios de Renta y Propiedad Horizontal de Mar del Plata, del Sindicato Trabajadores Industria de la Alimentación y del Sindicato de Camioneros y Obreros del Transporte, entre otros.

Ya en 1976, tras el golpe militar del 24 de marzo, la infausta dictadura  sancionó la ley de facto 21.297 que, en sólo siete artículos, mutiló la Ley de Contrato de Trabajo, lo que implicó un notable retroceso en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Ello resultó afín a la política económica neoliberal llevada adelante por el Ministro de Economía Martínez de Hoz que, desde su inicio, tuvo a la clase obrera como el principal enemigo a combatir.

Con la historia ya escrita y a casi cuatro décadas de la tragedia, hoy resulta indudable  que un luchador social como Norberto Centeno no iba a salir indemne de la represión instaurada en la época más oscura de nuestro país. De esta manera, su suerte quedó sellada la fría noche del 7 de julio de 1977, cuando al salir de su estudio jurídico situado en la calle La Rioja 1400 de la ciudad de Mar del Plata fue secuestrado por un grupo de tareas del Ejército, en lo que fue conocido como “La Noche de las Corbatas”, que consistió en la detención clandestina de once abogados, seis de ellos laboralistas, en la misma ciudad atlántica, entre el 6 de julio y el 13 de julio de 1977. Los mismos, además de Centeno, fueron Salvador Manuel Arestín, Raúl Hugo Alaiz, Camilo Ricci, Carlos A. Bozzi y Tomás J. Fresneda, José Verde y su esposa, María de las Mercedes Argañaraz de Fresneda – embarazada de 4 meses -, María Esther Vázquez de García y Néstor Enrique García Mantica. De todos ellos, sólo José Verde junto a su esposa y los abogados Ricci y Bozzi sobrevivieron a aquellos trágicos días.

Centeno fue llevado al centro clandestino de detención ubicado en la Base Aérea de Mar del Plata y brutalmente torturado.

Sobrevivientes de aquel infierno relataron en los Juicios por la Verdad que todos los abogados secuestrados fueron sometidos a torturas y que se pudo ver a Norberto Centeno en traje prácticamente agonizando.

Su cuerpo fue encontrado sin vida el 11 de julio de 1977 en el viejo camino a Miramar.

Pero más allá de su trágico final, el terror no pudo impedir que, con el correr de los años, la figura de Norberto Centeno sea venerada en el ámbito del derecho y haya sido objeto de diferentes homenajes con el paso del tiempo. En este sentido, y sólo a modo de ejemplo, cabe destacar que desde fines de 2014, a través de la sanción de la ley 27.115, se ha instaurado al 7 de julio como el Día del Abogado Laboralista, para honrar su memoria, y que la biblioteca del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires lleva el nombre de Norberto Oscar Centeno.

Este es un homenaje al Dr. Norberto Centeno, un verdadero héroe de la clase trabajadora, un gran hombre cuyo ejemplo nos ilumina como un faro en la prosecución del objetivo de defender y velar por los derechos de los trabajadores.

Fuentes Consultadas:

– “Norberto Centeno: la vida por los trabajadores” de José Ignacio López. Publicado en palabrasdelderecho.blogspot.com.ar.

– “Los 40 años de la ley 20.744. Apogeo, decadencia y reconstrucción” de Mariano Candal. Publicado en Derecho del Trabajo, Editorial Infojus.

– “La Noche de las Corbatas” de Martín Fresneda. Publicado en Derecho del Trabajo, Editorial Infojus.